Casa de Israel - בית ישראל


Desde " Casa de Israel " trabajamos para hacer frente al antisemitismo , la judeofobia y la negación o banalización de La Shoá ( Holocausto) .
No olvidamos las terribles persecuciones a las que fue sometido el pueblo judío a través de los siglos , que culminaron con la tragedia de La Shoá .
Queremos tambien poner en valor y reconocer la fundamental e imprescindible aportación de este pueblo y de la Instrucción de La Torá , en la creación de las bases sobre las que se sustenta la Civilización Occidental.

"... עמך עמי ואלהיך אלהי ..."

jueves, 7 de febrero de 2013

El Sr. Muñoz Molina tiene miedo y utiliza la retahíla de siempre , " ... no todos los israelíes son malvados " . Busca quedar bien con Israel y que los otros le " perdonen la vida" . De todas las formas , no le perdonaran Sr. Molina.

Muñoz Molina: "España convierte a los israelíes en un bloque compacto y malvado"


LIBERTAD DIGITAL
Antonio Muñoz Molina ha contestado al grupo de intelectuales que, esta misma semana, le enviaron una carta para intentar que no viajara a Israel a recoger el premio que le ha entregado la Feria Internacional del Libro del país. El escritor publica una entrada en su blog en la que se declara extrañado por tener que explicar los motivos que le llevan a recoger un premio que han recibido algunos de los autores que más admiración y respeto le inspiran, y de los que "en bastantes casos ha aprendido lecciones no sólo de maestría literaria y rigor intelectual sino también de decencia civil".
Muñoz Molina intenta explicar "por qué no acepto ni he aceptado nunca las simplificaciones y los estereotipos sobre Israel que se difunden con tanto éxito en Europa, y particularmente en España, donde tan amigos somos de las diatribas binarias: blanco o negro, bueno y mano, derecha e izquierda, etc", señala.
Según el escritor, la visión maniquea que tenemos en España con respecto al conflicto llega a "convertir a los israelíes en un bloque compacto y malvado" e incluso "confundir israelí y judío". "Al fin y al cabo estamos en un país donde hay pocos judíos y donde los pocos que hay procuran no hacerse muy visibles, y donde la ignorancia, aun la que carece de mala intención, puede ser alarmante", avisa.
Cuenta Muñoz Molina cómo, con relativa asiduidad, su mujer –la también escritora Elvira Lindo- y él han sido abordados en Nueva York por algún español que les preguntaba dónde está "la calle de los judíos". Resalta con ello el hecho de que "para mucha gente en España un judío es un ultraortodoxo con levita y sombrero negro, barba y tirabuzones" y que cuesta poco "añadirle a la caricatura un fusil automático para convertirlo en un colono armado en los asentamientos de Cisjordania". El escritor considera "ultrajante" este reduccionismo "de un país a unos cuantos lugares comunes, a los términos excluyentes" porque la realidad es mucho más compleja.

Nada de lecciones

Muñoz Molina habla claro: "Yo no creo que haya que elegir entre estar con los israelíes o estar con los palestinos. Estar a favor de los unos implica necesariamente defender a los otros, porque sólo un acuerdo justo y practicable puede garantizar el porvenir de Israel y el de Palestina".
Sobre los defensores propalestinos (muchos de ellos, firmantes de la misiva a él dirigida) Muñoz Molina afirma que "es legítimo defender desde Europa los derechos de los palestinos, pero no se trata de un mérito que nos ponga moralmente y políticamente por encima de los ciudadanos de Israel". Y es que, como recuerda él mismo, mucha gente en Israel "milita en defensa de esos mismos derechos, y critica con rigor y coraje los abusos que se cometen en los territorios ocupados, y participan activamente en organizaciones solidarias y de defensa de los derechos humanos, en proyectos de convivencia entre judíos y árabes, en escuelas bilíngües donde niños del uno y del otro lado, para aprender a convivir, empiezan por aprender la lengua de los otros".
Muñoz Molina dice no sentirse por encima de esas personas, y no cree que "ninguno de nosotros, en la seguridad de Europa tenga que darles ninguna lección". Argumenta que "nosotros no tenemos cerca de nuestro país a regímenes dictatoriales o teocráticos cuyos dirigentes proclamen expresamente su voluntad de borrarnos del mapa". Y añade más sobre la postura europea con respecto a Israel: "No hay abuso del pasado que justifique ningún abuso del presente, pero cuando en Europa se juzga con tanta superioridad moral a Israel quizás convenga recordar el hecho de que ese país existe, sobre todo, porque hubo una época no lejana en la que ser judío en esa misma Europa era estar condenado al exterminio, y en la que los que conseguían huir no encontraban simpatía en ninguna parte, sino expulsiones y fronteras cerradas", recuerda.
Rechaza, además, acudir a por el premio "armado de suficiencia o de arrogancia a decirles a los ciudadanos cosas que muchos de ellos saben, denuncian y debaten, en una sociedad abierta en la que la libertad de expresión se practica con una viveza, un apasionamiento y una seriedad ejemplares". "Si acaso" señala "me conviene escuchar y aprender de muchas personas, escritores o no, que siento que se parecen a mí, en sus aficiones, en sus intereses, en sus convicciones democráticas y laicas, en su defensa de las igualdad entre las personas y la justicia social".

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada