Casa de Israel - בית ישראל


Desde " Casa de Israel " trabajamos para hacer frente al antisemitismo , la judeofobia y la negación o banalización de La Shoá ( Holocausto) .
No olvidamos las terribles persecuciones a las que fue sometido el pueblo judío a través de los siglos , que culminaron con la tragedia de La Shoá .
Queremos tambien poner en valor y reconocer la fundamental e imprescindible aportación de este pueblo y de la Instrucción de La Torá , en la creación de las bases sobre las que se sustenta la Civilización Occidental.

"... עמך עמי ואלהיך אלהי ..."

domingo, 23 de noviembre de 2014

El Gobierno de Netanyahu aprueba el proyecto que definirá Israel como Estado judío

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, en Jerusalén.
El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, en Jerusalén. REUTERS


Nueva crisis política -adornada con acusaciones y serias advertencias de adelanto electoral- amenaza la coalición que gobierna Israel. La polémica que esta vez enfrenta a los ministros es la aprobación del Gobierno (14 a favor y seis en contra) de una iniciativa de ley para declarar Israel como "Estado del pueblo judío y su hogar nacional con un sistema democrático que garantiza los derechos individuales de todos sus ciudadanos".
Pero antes de pasar por el Parlamento, el texto del proyecto (fusión de dos iniciativas individuales presentadas por diputados derechistas) será reemplazado con retoques por el primer ministro, Benjamin Netanyahu, moderando los elementos de mayor tinte nacionalista.
La votación ha sido precedida de una fuerte discusión -a veces a gritos- en la reunión del ejecutivo celebrada este domingo en Jerusalén.
"En una situación tan delicada a nivel de seguridad, ¿no es una tapadera esta ley para una prebenda política? Es mejor que mantengamos una discusión profunda antes de que destrocéis el país", le espetó la ministra de Justicia, la centrista Tzipi Livni, al jefe de Gobierno.
Netanyahu respondió acusándola de "defender una posición débil que no nos ayuda en nuestra realidad" y de ser la culpable de la votación en el Gobierno, en alusión a su decisión de abortar la que iba a tener lugar la semana pasada en una comisión ministerial. O en la defensa de Livni de la ley contra el diario gratuito 'Israel Hayom' que apoya a Netanyahu.
Los ministros centristas afirman que la iniciativa tal y como ha sido presentada hoy "es innecesaria, daña la democracia e ignora a los ciudadanos árabes con el único objetivo de obtener más votos en las primarias del Likud".
Netanyahu negó las acusaciones: "Israel es un Estado judío y democrático. Hay algunos que quieren que la democracia supere al carácter judío y otros que éste sea más importante que el principio democrático. Lo que yo propongo es garantizar la igualdad entre los dos valores".
Según él, "esta ley es vital para reforzar la naturaleza de Israel como Estado nacional del pueblo judío precisamente ahora que hay que quienes lo ponen en duda a nivel internacional e interno". No se refirió sólo a determinados dirigentes y miembros del sector árabe israelí "que niegan nuestros derechos nacionales" sino, sobre todo, al rechazo palestino (Abu Mazen) a dicho reconocimiento.

'La solución de dos Estados'

"No entiendo a los que defienden la solución de dos Estados para los dos pueblos (Israel y Palestina), pero al mismo tiempo rechazan esta ley. Reconocen el Estado nacional palestino, pero se oponen al Estado nacional judío", concluyó Netanyahu.
No están solos los dirigentes de izquierda, diputados árabes y algunos analistas que acusan a Netanyahu. Antes de votar en contra, el ministro de Finanzas y líder del partido con más diputados, el centrista Yair Lapid, envió un envenenado mensaje a Netanyahu y los diputados que presentaron la iniciativa: "Israel debe ser un Estado judío pero también democrático. El proyecto de ley que hoy se presenta en el Gobierno es malo y redactado de forma pésima. Está destinado sólo a las necesidades de las primarias del Likud. Es una ley que Ben Gurion, Beguin y Jabotinsky no hubieran aceptado".
Los críticos del proyecto denuncian que el carácter de Israel ya está definido en la declaración de Independencia de Ben Gurion (14 de mayo del 48) ,en la que se reconoce tanto "el derecho del pueblo judío a establecerse en su Estado" como "la total igualdad de derechos sociales y políticos a todos sus habitantes, sin consideración de religión, raza o sexo".
En el proyecto se garantiza "la igualdad de los derechos individuales para todos los ciudadanos independientemente de su raza, religión o sexo" pero se aclara que "el derecho nacional en Israel está reservado al pueblo judío".
Lapid y Livni denuncian que la iniciativa tal y como está redactada hoy no tiene en cuenta el sector árabe que constituye el 20% de la población israelí en unos momentos de mucha tensión interna y externa.
Mientras el diputado del Likud y promotor de la propuesta, Zeev Elkin, dice que "el objetivo es que la ley defina por fin después de muchos años que Israel no sólo es una democracia sino también el hogar nacional de todos los judíos".
La oposición acusa al Gobierno de "irresponsabilidad en momentos de gran tensión". "Si la declaración de independencia era suficiente cuando éramos sólo 600.000 habitantes, ¿por qué no lo es ahora para Netanyahu?", se pregunta el líder laborista Yitzhak Herzog.
Antes de convertirse en ley, el proyecto deberá someterse a muchas reuniones, interpretaciones, discusiones, amenazas de elecciones anticipadas y peleas mediáticas.
Fuente:elmundo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada