Casa de Israel - בית ישראל


Desde " Casa de Israel " trabajamos para hacer frente al antisemitismo , la judeofobia y la negación o banalización de La Shoá ( Holocausto) .
No olvidamos las terribles persecuciones a las que fue sometido el pueblo judío a través de los siglos , que culminaron con la tragedia de La Shoá .
Queremos tambien poner en valor y reconocer la fundamental e imprescindible aportación de este pueblo y de la Instrucción de La Torá , en la creación de las bases sobre las que se sustenta la Civilización Occidental.

"... עמך עמי ואלהיך אלהי ..."

viernes, 27 de febrero de 2015

"Contra Israel vale todo" - Elías Cohen


Los libelos de sangre, que tuvieron lugar especialmente durante la Baja Edad Media europea, eran acusaciones, orales o escritas, de asesinatos rituales de niños cristianos por parte de los judíos. Servían, dado su contenido, para fomentar ataques y pogromos contra las comunidades judías autóctonas y justificar las leyes antisemitas que se aplicaban contra ellas.
El primer libelo de sangre conocido se produjo antes del surgimiento del cristianismo: fue perpetrado por el estudioso griego Apión, en el siglo I a. C., y Flavio Josefo lo refutó con suContra Apión. El último registrado en Europa tuvo lugar en Polonia en 1946, cuando, tras una acusación falsa de secuestro y asesinato ritual, la Policía, la inteligencia militar y militantes del Partido Polaco de los Trabajadores asesinaron a 42 judíos supervivientes del Holocausto.
Durante las últimas décadas, y sobre todo desde el estallido de la Primera Intifada, hay un nuevo frente de guerra abierto en el conflicto entre israelíes y palestinos: el de la información. En este contexto, se ha desplegado una maquinaria de manipulación mediática con el objetivo de dañar la imagen de Israel y aislarlo internacionalmente: las acusaciones sin fundamento que se vierten contra el Estado judío son los libelos de sangre modernos.
Publicidad
Los ejemplos son sustanciosos, y en su difusión desempeñan un papel fundamental medios de comunicación tenidos por serios y prestigiosos.
En agosto de 1982 el presidente de los EEUU, Ronald Reagan, pidió a Israel que detuviera sus ataques en el Líbano después de que el Washington Post publicara una foto en portada -filtrada por la OLP- de un bebé sin brazos y con quemaduras, víctima supuestamente de un bombardeo de la aviación israelí. Posteriormente se descubrió que el bebé tenía brazos y que las quemaduras se las provocó un ataque de la OLP en Beirut Oriental. El Washington Post acabó pulicando una rectificación… en la página decimocuarta.
El 30 de septiembre de 2000 la muerte del niño palestino Mohamed al Durah provocó que se lanzaran toda la clase de improperios contra Israel y se dice que alentó a cientos de palestinos a unirse a la lucha armada contra Israel durante la Segunda Intifada. El canal de televisión France 2 sigue manteniendo que Al Durah murió bajo fuego israelí, pero el caso ha sido llevado a los tribunales.
En 2002, cuando el Ejército israelí entró en Yenín, líderes e intelectuales europeos acusaron a los israelíes de estar haciendo lo mismo que los nazis en Auschwitz o el gueto de Varsovia; después que la nada sospechosa Human Rights Watch cifrara en 52 los palestinos muertos –26 de ellos arma en mano–, por 13 soldados israelíes, no hubo más que silencio; pero las manifestaciones callejeras en las que se comparaba a Israel con los nazis fueron televisadas hasta en el último rincón del mundo.
En verano de 2006, durante la Segunda Guerra de Líbano, la agencia de noticias Reuters no tuvo más remedio que despedir al fotógrafo Adnan Haj por manipular fotografías de los ataques israelíes con el objetivo de mostrar más devastación.
Y ahora las inundaciones de Gaza
En los últimos días, la Franja de Gaza ha padecido inundaciones. Las causas han sido puramente meteorológicas, como en 2013. Pero esta vez algunos medios no han querido perder la oportunidad de airear un libelo contra Israel.
Examinemos el caso, porque es de juzgado de guardia.
En el día de ayer, Al Yazira publicaba una noticia en la que acusaba a Israel de haber inundado Gaza abriendo las presas del sur del país. Para sustentar la acusación el canal qatarí se hacía eco de las palabras del general Said al Arabia, jefe de la agencia de defensa civil de la Franja:
Israel abrió las compuertas, sin previo aviso, ayer por la noche, causando graves daños a las aldeas de Gaza próximas a la frontera… más de 40 viviendas quedaron anegadas y 80 familias que encuentran actualmente en refugios como consecuencia de ello.
Hispan TV, la televisión de habla hispana del Gobierno de Irán, difundió la noticia, así como Vice News. El libelo fue propalado también por France Presse, que produjo un vídeo en el cual habitantes de la Franja acusaban a Israel de las inundaciones.
Hay un pequeño problema en todo esto: en el sur de Israel no hay presas.
El Daily Mail británico publicó una noticia encabezada con este titular:
Cientos de palestinos se quedan sin casa después de que Israel abriera las presas de los ríos e inundara Gaza… horas antes la compañía eléctrica del Estado judío cortó la electricidad en ciudades de la Margen Occidental.
El Mail fue más allá que Al Yazira, Hispan TV, Vice News o AFP e intentó conectar los cortes eléctricos en las ciudades de Nablús y Yenín -por una deuda de 2.000 millones de shekels (unos 450 millones de euros), mientras los altos cargos de la ANP no viven precisamente en la miseria-, que tuvieron lugar por espacio de 45 minutos el pasado lunes, con las inundaciones en Gaza, provocadas por las fuertes lluvias de los últimos días.
El Mail corrigió el titular y eliminó las referencias a las inexistentes presas del sur de Israel, pero siguió manteniendo la acusación de que la inundación fue provocada.
A los que sostenemos que se manipula mediáticamente contra Israel con el objetivo de denigrar su posición e imagen internacional (a tenor de lo que se desprende de una encuesta de la BBC realizada en 2013, la estrategia ha dado sus frutos) a través de la actualización de los temas y libelos antisemitas clásicos nos han llamado de todo. Desde que estamos a sueldo del Mosad hasta que somos unos llorones victimistas. Pero no hay descalificación que pueda derribar a un dato objetivo. Siempre estaremos con el 2+2=4 antes que con los que acusan falsariamente a Israel de genocida.
El caso de la inundación provocada de Gaza no hace sino corroborar lo que llevamos años denunciando: contra Israel, en los medios, vale todo; y en muchas ocasiones la intención no es informar sino difamar.
Fuente:libertaddigital.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada