Casa de Israel - בית ישראל


Desde " Casa de Israel " trabajamos para hacer frente al antisemitismo , la judeofobia y la negación o banalización de La Shoá ( Holocausto) .
No olvidamos las terribles persecuciones a las que fue sometido el pueblo judío a través de los siglos , que culminaron con la tragedia de La Shoá .
Queremos tambien poner en valor y reconocer la fundamental e imprescindible aportación de este pueblo y de la Instrucción de La Torá , en la creación de las bases sobre las que se sustenta la Civilización Occidental.

"... עמך עמי ואלהיך אלהי ..."

lunes, 15 de agosto de 2016

La transición económica de Israel: del estancamiento al crecimiento

Tel Aviv


Israel enfrentaba un grave problema de inflación en la primera mitad de la década de 1980. El aumento interanual de los precios llegó a rondar el 400% en 1984. No hablamos de un repunte esporádico: la inflación superó el 300% en los años 1980 y 1985 y se movió entre el 100% y el 150% en los ejercicios 1981, 1982 y 1983.
inflacinisrael.jpg
Al nefasto escenario inflacionista, se le sumaban otros factores problemáticos: en 1986, la deuda pública superaba el 160% del PIB y el gasto público rondaba el 60% del PIB. Con semejante panorama, el economista Michael Bruno diseñó el Plan de Estabilización Económica de 1985, un pacto que contó con el respaldo del gobierno, el banco central, la patronal y los sindicatos. Dos años después de su implementación, el aumento de los precios ya había caído por debajo del 20%. ¿Qué medidas lo hicieron posible? A saber: reducción del gasto público, freno al aumento continuo de los salarios, fin de la monetización de deuda pública, reorientación de la política cambiaria…

Menos impuestos, menos gasto y menos deuda

La presión fiscal se ha reducido de manera continuada entre los años 2000 y 2015. Hace tres lustros, alcanzaba el 44,2% del PIB, pero en 2015 había caído al 37,3% del PIB. Un año clave para reducir el peso de los impuestos fue 2003, cuando el entonces ministro de Finanzas y hoy primer ministro, Benjamin Netanyahu, redujo el Impuesto de Sociedades del 36% al 18% y bajó todos los tramos del Impuesto sobre la Renta, llevando el tramo superior del 64% al 44%.
presionfiscalisrael.jpg
Algo similar ha ocurrido con el peso del gasto público sobre el PIB. Hace quince años, en el 2000, los desembolsos del Estado israelí alcanzaban el 47,5% del PIB, aunque en 2002 ya habían rebasado la barrera del 50% del PIB. Sin embargo, las medidas de contención del gasto introducidas desde entonces han reducido el peso de los presupuestos públicos hasta el 40% del PIB.
gastopublicoisrael.jpg
La deuda pública ha evolucionado de manera positiva conforme ingresos y gastos se han ido reduciendo. El pico se alcanzó entre 2002 y 2004, cuando la deuda superó el 90% del PIB. Desde entonces, todos los años salvo el 2009 se han saldado con una caída del pasivo de las Administraciones. En 2015, la deuda suponía menos del 65% del PIB.
deudapublicaisrael.jpg

Crecimiento e innovación

Entre 1986 y 2008, el PIB ha experimentado tasas de aumento superiores al 2% en todos los ejercicios salvo 1989, 2001, 2002 y 2003. De hecho, la tasa de crecimiento ha sido superior al 4% en trece de los veintidós años estudiados. Desde los años 80 hasta hoy, la tasa media de expansión de la economía ha sido del 4%, lo que se ha traducido en una espectacular multiplicación del PIB per cápita real, que pasó de 6.000 dólares en 1980 a 37.000 dólares en 2010.
Una de las claves del milagro económico de Israel, es el dinamismo de su sector emprendedor. Como explicó Libre Mercado, “las trabas burocráticas y administrativas a los emprendedores son ridículas en comparación con las que aplicamos en España. Por eso no sorprende leer que Israel es uno de los centros de innovación más importantes en el mundo. Los datos no dejan lugar a dudas: con 8 millones de habitantes, Israel tiene más start-ups cotizadas en el Nasdaq que todos los países europeos juntos. Además, su industria de capital riesgo (venture capital) es una de las más importantes del mundo”.
Fuente:libertaddigital.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada