Casa de Israel - בית ישראל


Desde " Casa de Israel " trabajamos para hacer frente al antisemitismo , la judeofobia y la negación o banalización de La Shoá ( Holocausto) .
No olvidamos las terribles persecuciones a las que fue sometido el pueblo judío a través de los siglos , que culminaron con la tragedia de La Shoá .
Queremos tambien poner en valor y reconocer la fundamental e imprescindible aportación de este pueblo y de la Instrucción de La Torá , en la creación de las bases sobre las que se sustenta la Civilización Occidental.

"... עמך עמי ואלהיך אלהי ..."

lunes, 30 de noviembre de 2015

Lapid, al asalto de Netanyahu: "Si quieres sobrevivir en Israel, debes disparar"


Cuando uno pasa unas horas con Yair Lapid (Tel Aviv, 5 de noviembre 1963) no sabe si está con el futuro primer ministro de Israel o con una refrescante anécdota en la convulsa historia política escrita en hebreo. El tipo tiene carisma y humor. Cualidades que no siempre tienen loslíderes salidos de la cantera militar o sindical. Como apuntó una vez, el mundo no se divide entre izquierda y derecha sino entre los que tienen humor y los que no. Y, no es broma, éstos últimos son mayoría. El drama es que no lo saben.
Yair Lapid es Israel. Pero no el Israel que sale en los telediarios. No es el soldado, colono o ultraortodoxo. Tampoco el profesor que pide el boicot de su país, el emprendedor de high tech o el jugador del Maccabi Tel Aviv que mete triples con la Mano de Elías. Lapid es el espejo del mayoritario centro que no se fía de los palestinos pero acepta la creación de su Estado para poder separarse de ellos.
Para explicar el fenómeno Lapid, hagan el siguiente ejercicio. Cojan al presentador de televisión y articulista más famoso de España, cierren los ojos y vístanlo como fundador de un partido exitoso, poderoso ministro y candidato al trono.
«Estoy preparado para ser primer ministro de Israel», proclama mientras saborea un espresso en su despacho de la Knésset (Parlamento) en Jerusalén. En apenas tres años y con más canas, Lapid ha tenido tiempo para crear un partido político, cosechar un triunfo apabullante en sus primeras elecciones (2013), mantenerse en la rueda en las siguientes (2015), ser ministro de Finanzas sin saber de finanzas, decidir asuntos de vida o muerte en el gabinete más restringido y ahora, desde la oposición, preparar el asalto a la cima. Por algo el animal político con el instinto de supervivencia más agudo, Benjamín Netanyahu, le teme especialmente.
Este hombre de complexión fuerte (en su insensata juventud, fue boxeador) tuvo una escritora exitosa, Shulamit, como madre y un padre total: Yosef Tommy Lapid, superviviente del Holocausto que a los 13 años vio como los nazis se llevaron a su padre a las cámaras de gas y emigró a Israel para convertirse en abogado, periodista, escritor, político y ministro.
Tras su muerte en el 2008, Lapid publicó el mejor de sus 11 libros usando la ácida pluma póstuma de su padre para una apasionante biografía. «No es la historia de mi padre sino de Israel», puntualiza el autor del best-seller Recuerdos tras mi muerte.
Su adolescencia estuvo marcada por la memoria de la Shoa, la rebeldía en la vibrante Tel Aviv y la influencia cultural estadounidense. La mala suerte hizo coincidir su servicio militar con la guerra del Líbano (1982). La buena suerte es que abandonó el frente de combate después de que una granada de mano le provocara un ataque de asma. Ya en casa, su padre recibió la visita del oficial del Departamento de Caídos que vino para notificar su muerte. Es lo que pensaron al encontrar su bolsa entre los restos de un jeep militar en el Líbano. El vehículo pisó una mina y saltó por los aires matando a sus ocupantes. Doscientos metros antes, el joven Lapid se había bajado.
Dos años después, la vida le golpeó con la muerte de su hermana mayor Mijal en un accidente de tráfico. Se casó con Tamar, se convirtió en padre y se divorció. Su verdadero amor lo encontró en Lihi, una bella periodista con la que sigue casado. Tuvieron un hijo y una hija a la que diagnosticaron autismo. Lapid abandera la lucha a favor de más inversiones estatales en los niños autistas.
El terrorista palestino Musa Abd Al Qadir Ghanimat tiene la «culpa» de que Lapid renunciara a su prometedora carrera como productor en Hollywood. El 21 de marzo de 1997, este explosivo emisario del grupo islamista Hamas entró en la cafetería Apropo de Tel Aviv y activó la bomba de su mochila. Tres personas fueron asesinadas. Minutos antes el padre de Lapid había tomado allí su café. Como cada mañana.
«Le llamé enseguida. Le dije: "Lo dejo todo y vuelvo a Israel". Aunque seguramente hubiera vuelto de todas formas. No me siento en casa en otro sitio del mundo. Puedo estar muy bien en EEUU o España, pero donde me siento perteneciente a algo es en Israel. El gran problema del siglo XXI es la pertenencia. Muchos hacen cosas muy extrañas para sentirse parte de algo. Viajan a la India, se integran en sectas... En Israel, el sentimiento de pertenencia es inherente», cuenta con orgullo.
Tras ser actor, escritor, compositor, articulista, periodista y presentador, Lapid llegó a una conclusión: «Israel me necesita». Podía haber lanzado una start up pero creó algo menos novedoso: un partido. Con mano de hierro y sonrisa de telediario, dirige Yesh Atid («Hay Futuro»).
Quizá se sentía en deuda con el país que le mimaba. Cansado de presentar el informativo de mayor audiencia, escribir la página más leída sobre «qué es ser israelí», cantar en público y hacer un millonario anuncio de un banco, Lapid se lanzó a las revueltas aguas de la Knésset.
¿Por qué abandonó la comodidad de la pequeña pantalla para ser un político más acribillado por los rivales?
 
Por una sencilla razón. Tengo tres hijos. Creo que todos tenemos una función en el mundo. Y los judíos no tenemos otro lugar en el mundo. Cualquiera que pueda influir en el destino del pueblo judío debe hacerlo. Es una sensación problemática porque puedes caer en la megalomanía.
El rostro más popular y guaperas se convirtió en líder de la segunda fuerza política. Netanyahu no tuvo más remedio que nombrarle ministro de Finanzas. El hombre que había reconocido no tener ni idea de economía aprendió en tiempo récord. Va al despacho en Jerusalén conduciendo su coche a diferencia de muchos dirigentes israelíes que, acostumbrados al chófer, no tocan un volante desde hace décadas.
«La política israelí está preparada para el cambio de generaciones. Llegamos hace tres años para renovar el liderazgo. Pero recuerda que aquí la cuestión más importante es la seguridad. Y en este aspecto la gente suele ser más conservadora», cuenta explicando quizá su guiño al centroderecha a raíz de los 50 apuñalamientos de palestinos a israelíes en octubre.
Es cuando Lapid se enciende. Hace unos días viajó a Londres y París como ministro de Exteriores «alternativo». «Europa no entiende que los israelíes se sienten tratados de forma injusta. Miles de ejemplos confirman este sentimiento. No puede ser que una y otra vez los terroristas disparan misiles contra nuestros hijos e Israel siempre es vista como la única culpable. No puede ser que un palestino apuñala a israelíes como pasa ahora casi a diario, policías le disparan y en la prensa europea se resuma con el titular "Un palestino muerto"».
Cuando viaja por el mundo, ¿no siente una pérdida de apoyo y de la imagen de Israel?
 
Sí. El primer motivo es que desde el 2005 hay una campaña mundial sin precedentes promovida por decenas de organizaciones contra Israel. Quien está detrás del movimiento del boicot no es una organización de derechos humanos sino la yihad mundial. Financiada por personas de Catar y otros países que no apoyan la solución de dos Estados, sino la del Estado palestino sobre las ruinas de Israel. Están a favor de la paz si incluye la muerte y expulsión de los israelíes. Intentan convencer al mundo de que Israel es un salvaje ocupador, pero no le dicen que en dos ocasiones en los últimos años Israel ofreció más del 90% de Cisjordania para construir su Estado, pero los palestinos no lo aceptaron. Personas que dicen defender derechos humanos, pero apoyan grupos y países antisemitas que asesinan homosexuales y golpean a las mujeres. El segundo motivo es que Israel lo tenía más fácil cuando era pequeña y débil. Ahora somos más fuertes a nivel militar y tecnológico. Cuando hay un duelo militar, mueren más palestinos que israelíes y el mundo no se pone a analizar los sistemas de defensa que salvan vidas, sino que hay 100 palestinos muertos por solo uno israelí, por lo que la simpatía va hacia ellos. Lo que no llega a los medios es que los palestinos intentaron asesinar no a 100, sino a 10.000 israelíes, entre ellos niños y mujeres, pero no tuvieron éxito. Prefiero perder la guerra mediática y que mis hijos estén vivos.
Su target es la clase media. Tiene cierto aroma burgués como su abuelo, que vivía en una mansión de Novi Sad donde tenía su despacho de abogado. Allí nació su padre. Un amante de la comida, la ópera y la bronca. Un ateo orgulloso de ser judío: «Cuando era niño, Dios nunca me interesó de forma especial y tras el Holocausto dejé de creer totalmente. Soy judío de la forma más profunda que uno puede ser. Judaísmo es mi familia, mi civilización, mi cultura y mi historia».
Su hijo recuerda las crispadas tertulias televisivas en la que su padre gritaba contra la enorme influencia religiosa. Un día, el interlocutor ultraortodoxo le preguntó: «Si no crees en Dios, ¿quién te definió como judío?». La respuesta fue fulminante: «Hitler».
Su padre no supo tratar al joven Yair. Éste, ya con hijos, le consoló: «Papa, supiste educarme sólo hasta los 13 años, la edad exacta en la que perdiste a tu padre».
El Holocausto es aún vital para descifrar Israel. «Claro que es vital. ¿Cuántos habitantes tiene España?», me pregunta. «Casi 47 millones», respondo. «¿Seguiría siendo vital para España si 25 millones de españoles hubieran sido asesinados? A nivel proporcional, eso es lo que paso a los judíos en la Shoa. Es parte de la vida de los israelíes».
¿Israel puede seguir siendo una democracia y al mismo tiempo ocupante?
 
Nosotros salimos del Holocausto con dos conclusiones contradictorias que chocan constantemente. La primera es que debemos sobrevivir y defendernos sin depender de otros, pero también seguir siendo morales. Le pongo un ejemplo. Terroristas te disparan desde una guardería. Si eres moral, no hay que disparar ya que quizá haya niños. Si quieres sobrevivir, debes disparar para salvar tu vida y la de tus compañeros. Es un dilema constante de Israel. El mundo suele ignorar que pese a todo seguimos siendo morales. Es uno de los grandes éxitos de Israel. La segunda contradicción es entre Estado judío y Estado democrático. La única solución para que Israel siga siendo judía y democrática es separarnos de los palestinos. Si no lo hacemos, pedirán en unos años votar en nuestro Parlamento. Si les permitimos, dejaremos de ser un Estado judío y si no, dejaremos de ser democráticos.
No me despido de Lapid sin hablar de elecciones. Las de España. El mago electoral da dos consejos a los candidatos: «No deben mentir demasiado porque al final todo se descubre. Deben decidir la estrategia y ser fiel a ella aunque durante la campaña hay muchos que exigen cambiarla».
Lapid era un boxeador fuerte sin talento. En YouTube circula un vídeo en el que muestra cómo se desmoronó ante los porrazos de un rival con nombre poco cordial: Tyson. Más allá de recibir golpes, aprendió a caerse y levantarse. Lapid (antorcha, en hebreo) afronta el combate de su vida en la Knésset. El cuadrilátero donde los golpes de Tyson son un juego de niños.
Fuente:
Sal Emergui
Reportaje fotográfico Uriel Sinai
elmundo.es
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada