Casa de Israel - בית ישראל


Desde " Casa de Israel " trabajamos para hacer frente al antisemitismo , la judeofobia y la negación o banalización de La Shoá ( Holocausto) .
No olvidamos las terribles persecuciones a las que fue sometido el pueblo judío a través de los siglos , que culminaron con la tragedia de La Shoá .
Queremos tambien poner en valor y reconocer la fundamental e imprescindible aportación de este pueblo y de la Instrucción de La Torá , en la creación de las bases sobre las que se sustenta la Civilización Occidental.

"... עמך עמי ואלהיך אלהי ..."

domingo, 14 de octubre de 2012

Los manuscritos de Kafka, propiedad del Estado de Israel

Una postal que Kafka envió a su hermana.| Efe
Un tribunal israelí ha ordenado que el archivo del escritor Max Brod, que contiene los textos de Franz Kafka, se transfieran a una biblioteca nacional de Israel, poniendo así fin a cuatro décadas de una historia kafkiana.
En su veredicto, difundido este domingo en Tel Aviv, el juez del Tribunal dijo que la colección debía ser entregada a la Biblioteca Nacional de Jerusalén, de acuerdo con los deseos de Max Brod. Franz Kafka le pidió a su amigo Max Brod que quemara todos sus escritos después de su muerte en 1924, una petición que no fue respetado por su albacea.
Después de la invasión de Checoslovaquia por Alemania en 1939, Max Brod emigró a Palestina, llevando consigo el manuscrito de Kafka, un tesoro para los académicos, que legó á su fiel secretaria, Esther Hoffe, tras su muerte en 1968. En su testamento, le pidió a la señora Hoffe que legara su archivo a la Universidad Hebrea de Jerusalén o a la Biblioteca Pública de Tel Aviv u otra institución en Israel.
Pero la ex secretaria, que murió en 2007, prefirió compartir la sucesión entre sus dos hijas y el archivo de Brod se convirtió en el tema de los conflictos entre las instituciones académicas, archivos nacionales alemanes e israelíes y los herederos de la señora Hoffe.
Cuando se inició el juicio contra los herederos en 2009, Israel exigía todos los documentos, diciendo que era la última voluntad de Max Brod, pero las hijas de Esther Hoffe argumentaban que él había donado sus archivos a su madre y podían disponer de ellos como quisieran.
La señora Hoffe vendió incluso el manuscrito original de 'El Juicio' y otros documentos de Brid a diversas instituciones, mientras que el resto del archivo se depositó en las bóvedas de los bancos en Israel y Suiza.
Para la Corte, "los escritos de Kafka que tenía Brod no pueden ser considerados como un regalo de la señora Hoffe á sus hijas". El Director de la Biblioteca Nacional Oren Weinberg elogió el veredicto: "Cumplirá el deseo de Max Brod difundir la obra de Kafka entre los amantes de la literatura en Israel y el mundo"
Fuente:elmundo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada