Casa de Israel - בית ישראל


Desde " Casa de Israel " trabajamos para hacer frente al antisemitismo , la judeofobia y la negación o banalización de La Shoá ( Holocausto) .
No olvidamos las terribles persecuciones a las que fue sometido el pueblo judío a través de los siglos , que culminaron con la tragedia de La Shoá .
Queremos tambien poner en valor y reconocer la fundamental e imprescindible aportación de este pueblo y de la Instrucción de La Torá , en la creación de las bases sobre las que se sustenta la Civilización Occidental.

"... עמך עמי ואלהיך אלהי ..."

jueves, 25 de octubre de 2012

Netanyahu y Lieberman se unen para ganar las elecciones

Pese a que las encuestas le dan una victoria en las elecciones del 22 de enero, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu no se fiaba. De hecho, sólo se fía de su esposa Sarah. De ahí que esta noche ha lanzado una bomba política que puede allanar aún más el camino hacia su reelección: una lista electoral conjunta del Likud y de Israel Beitenu, el partido que dirige el ministro de Asuntos Exteriores, Avigdor Lieberman.
"Es el momento de unir las fuerzas ante los retos que Israel afronta. Por eso, Likud e Israel Beitenu se presentarán juntos en una sola papeleta. La unión consolidará al primer ministro y al país", ha anunciado Netanyahu afirmando que la lista unificada dará "estabilidad y gobernabilidad". Y ha añadido: "Es el momento de exhibir fuerza ante nuestros enemigos y unidad entre nosotros".
A su lado, Lieberman ha afirmado que "la unión de fuerzas ante las elecciones es la mezcla de experiencia, fortaleza y unidad" pronosticando que ahora podrán promover un cambio de sistema que reste poder a los pequeños partidos.

Una lista unificada

Likud Beitenu. Así se bautiza la lista unificada de los dos principales partidos de la derecha para superar la barrera de los 40 escaños (de 120 del Parlamento). Suficiente para liderar el futuro Gobierno y sobre todo bloquear cualquier candidato del centro izquierda.
Cabe recordar que el ultranacionalista Lieberman viene del Likud. A finales de los 90 fue su director general y asesor de Netanyahu cuando éste era primer ministro. En los últimos años, sin embargo, el representante de un importante electorado de origen ruso en Israel ha criticado en más de una ocasión a Bibi. Sus relaciones personales nunca han sido buenas.
Más que nada se trata de un frío encuentro de intereses que supera rivalidades del pasado y desavenencias políticas del presente. Netanyahu se asegura el mayor número de votos y por tanto el derecho a ser el primero en intentar formar el Gobierno reduciendo la posibilidad del regreso triunfal del ex primer ministro y "esperanza centrista", Ehud Olmert. Además, tenía miedo de que, tras las elecciones, Lieberman se uniera a un partido de centro liderado por Olmert o Tzipi Livni.
Con unas encuestas poco favorables, Lieberman se asegura ser el número dos de la nueva lista y el socio más importante en el futuro Gobierno. De paso, intentará que la coalición no tenga esta vez a los partidos ultraortodoxos, con una agenda muy diferente a la de su electorado laico.
El ministro de Educación y dirigente del Likud, Gideon Sa'ar ha felicitado la decisión, labrada secretamente en los últimos días: "Aclara las diferencias y disputa entre la derecha e izquierda y sobre todo nos dará la posibilidad de gobernar con estabilidad ante retos enormes". En el Likud e Israel Beitenu destacan que no se funden en un mismo partido sino que es una alianza sólo para los comicios.
Fuentes del Likud en el anonimato critican a Netanyahu ya que afirman que "muchos votantes moderados del Likud no se identifican con la agenda ultranacionalista de Lieberman. Los que votaron en su día a Menajem Beguin deben estar tristes y avergonzados. Podemos perder muchos votos".
"Es la prueba del pánico que tiene Netanyahu ante nuestra alternativa. Pido a todas las fuerzas centristas y moderadas que se unan al partido laborista frente a esta lista radical de derecha", afirma la líder laborista, Shelly Yachimovich, consciente que Netanyahu podría hoy haber dado el estoque final de una campaña que aún no ha empezado.
La gran pregunta ahora es si el centro izquierda es capaz de presentar una lista unificada que dé guerra a la pareja Bibi-Yvette. Quizá la unión de la derecha consiga ahora enterrar las batallas internas en el otro campo político e ideológico.
Fuente:elmundo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada