Casa de Israel - בית ישראל


Desde " Casa de Israel " trabajamos para hacer frente al antisemitismo , la judeofobia y la negación o banalización de La Shoá ( Holocausto) .
No olvidamos las terribles persecuciones a las que fue sometido el pueblo judío a través de los siglos , que culminaron con la tragedia de La Shoá .
Queremos tambien poner en valor y reconocer la fundamental e imprescindible aportación de este pueblo y de la Instrucción de La Torá , en la creación de las bases sobre las que se sustenta la Civilización Occidental.

"... עמך עמי ואלהיך אלהי ..."

domingo, 3 de noviembre de 2013

Israel y los cristianos evangélicos - Peter Wehner


Robert W. Nicholson ha escrito un ensayo fascinante para la revista Mosaic, titulado "Evangélicos e Israel: lo que los judíos norteamericanos no quieren saber (pero deberían)". Dicho ensayo ha dado lugar, a su vez, a comentarios de Wilfred MacClay, Elliott Abrams, Gertrude Himmelfarb y James Nuechterlein. Cada uno presenta una perspectiva algo diferente sobre lo escrito por Nicholson; la lectura de todos ellos merece la pena.
El ensayo busca la explicación del sionismo cristiano, y encuentra que para algunos cristianos ésta se encuentra en la escatología, mientras que para otros se halla en la alianza eterna de Dios con Israel. Nicholson sostiene que muchos evangélicos no sólo albergan un fuerte sentimiento protector respecto al Estado de Israel, sino una profunda afinidad cultural con el pueblo judío. Pero también destaca la creciente fuerza entre los evangélicos de lo que denomina "un nuevo movimiento antiisraelí y propalestino".
Respecto a esto último puedo ofrecer un testimonio de primera mano. Hace unos años mi esposa y yo abandonamos una iglesia de Washington D.C. de la que éramos miembros debido a que descubrí en ella una profunda hostilidad hacia Israel, que hasta entonces había permanecido oculta. Cuanto más investigaba la cuestión, más pertubadora me resultaba, hasta el punto de que sentí que no podíamos seguir asistiendo al culto allí con la conciencia tranquila. Así que nos fuimos, pese a que dos de nuestros hijos habían sido bautizados en esa iglesia y a que, con los años, habíamos creado fuertes vínculos con ella y con muchos de los miembros de su congregación.
Nicholson realiza un excelente trabajo explicando el ascenso del sentimiento propalestino en algunos segmentos del evangelismo norteamericano. El fundamento de dicha tendencia se halla en parte en la creencia de que Israel es una nación cuya misma fundación en 1947 fue ilegítima e inmoral; se dice que, desde entonces, se ha convertido en una enemiga de la justicia y de la paz. El verdadero cristianismo, por tanto, exige que uno abrace la causa propalestina, al menos según esta línea de argumentación. "La conclusión es simplemente ésta: cada vez más evangélicos son educados para aceptar la versión propalestina, basándose en su fe cristiana", escribe Nicholson.
En cuanto a mi propia postura respecto al Estado judío, me encuentro muy cerca del punto de vista de Nuechterlein, que escribe:
En el presente caso, no hace falta depender de la profecía bíblica o de la teología de la Alianza para hallar razones para apoyar al Estado de Israel.
Israel posee la única cultura política verdaderamente democrática de Oriente Medio. Es aliado de Occidente en lo que se refiere a la política y la política económica y, lo que es más importante, es un firme y constante aliado de Estados Unidos. Es un baluarte regional contra los islamistas radicales, enemigos declarados del propio Israel y de Norteamérica. Cuanto más veo de la populista Primavera Árabe, más fuerte es mi compromiso con Israel. Lo apoyo no porque sea cristiano –aunque no hay nada en mis creencias cristianas que se oponga a ello–, sino porque apoyarlo coincide con lo que exigen la justicia y la defensa de los intereses nacionales estadounidenses.
Me parece de lo más correcto. En una región plagada de déspotas y de violaciones masivas de los derechos humanos, Israel es la gran y brillante excepción. De hecho, si nos basamos en la evidencia que nos rodea, está claro que Israel, más que ninguna otra nación del mundo, está sometida no sólo al doble rasero, sino a un estándar imposible. Sus sacrificios por la paz, que superan los de cualquier otro país, se pasan por alto constantemente, mientras que se disculpan las brutales acciones de sus enemigos (aquí ofrezco un sucinto resumen histórico de acontecimientos).
Israel está lejos de ser perfecta, pero, considerando todos sus actos, se encuentra entre las naciones más impresionantes y estimables de la historia humana. Sus logros y aportaciones morales son impresionantes; por eso, a mi parecer, los cristianos evangélicos deberían mantener la fe en el Estado judío. Dejemos de lado, por ahora, las ideas particulares respecto al fin de los tiempos y a la alianza de Dios con Israel. Israel merece un apoyo basado en el aquí y el ahora, en lo que defiende y en lo que defienden y atacan sus enemigos, y en razones de simple justicia. Lo que hace falta para contrarrestar las versiones y campañas de propaganda antiisraelíes es un esfuerzo a gran escala en educación; presentando hechos puros y duros de forma que se muestre una historia extraordinaria y conmovedora, que cautive la imaginación moral de los evangélicos, sobre todo de los jóvenes.
Estoy seguro de que a algunos cristianos evangélicos les gustaría que fueran más los judíos norteamericanos que les mostraran mayor gratitud por su apoyo a Israel a lo largo de los años. Pero, francamente, a mí eso me importa muy poco, y he aquí por qué: lo que debería decidir de qué lado se pone uno en este debate sobre Israel no son las sombras, sino las luces. Hay que ver la historia tal cual es, más que que desfigurarla de forma grotesca. Y ajustar las ideas propias lo mejor que se pueda a la verdad y los hechos, empezando por éste: el problema no reside en que Israel se niegue a negociar, ni en una disputa por territorios (los israelíes han demostrado reiteradamente que están dispuestos a renunciar a tierras a cambio de una paz real); se encuentra en la negativa palestina a hacer las paces con la idea de un Estado judío.
El sufrimiento que experimenta el pueblo palestino (incluidos los cristianos) es real, y debería conmover nuestros corazones. Muchos palestinos sufren por circunstancias que ellos no crearon. Por tanto, simpatizar con su difícil situación es algo natural. Pero esas circunstancias que padecen no las ha provocado Israel, sino, básicamente, los fracasados dirigentes palestinos, que se han caracterizado demasiado a menudo por la corrupción y la malevolencia. Los controles fronterizos y los muros existen por un motivo: son una respuesta a los ataques palestinos. Tampoco ha surgido todavía nadie entre los líderes palestinos que esté dispuesto a (o sea capaz de) cambiar una cultura cívica que fomenta el odio a los judíos y anhela la eliminación de Israel. Ése es el sine qua non del progreso.
A mis correligionarios les señalaría, simplemente, una desagradable realidad: el odio a Israel es un fuego que arde en todo el mundo. Quienes profesan la fe cristiana deberían trabajar para extinguir las llamas, no para avivarlas.


© elmed.ioCommentary
Fuente:libertaddigital.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada