Casa de Israel - בית ישראל


Desde " Casa de Israel " trabajamos para hacer frente al antisemitismo , la judeofobia y la negación o banalización de La Shoá ( Holocausto) .
No olvidamos las terribles persecuciones a las que fue sometido el pueblo judío a través de los siglos , que culminaron con la tragedia de La Shoá .
Queremos tambien poner en valor y reconocer la fundamental e imprescindible aportación de este pueblo y de la Instrucción de La Torá , en la creación de las bases sobre las que se sustenta la Civilización Occidental.

"... עמך עמי ואלהיך אלהי ..."

viernes, 3 de junio de 2011

El Supremo anula una condena a cuatro neonazis por justificar la Shoá

La Sala Penal del Supremo ha absuelto a cuatro neonazis a los que la Audiencia de Barcelona había impuesto penas de hasta tres años y medio de prisión por difundir publicaciones que disculpaban el Holocausto, elogiaban el Tercer Reich y vertían opiniones favorables a la eliminación de los judíos y a la discriminación de colectivos como los negros o los homosexuales.

El Tribunal subraya que la Constitución Española "no prohíbe las ideologías" y que "las ideas, como tales, no deben ser perseguidas penalmente" aunque, como en este caso, sean "execrables".

"Los alemanes, que son seres superiores, sin embargo no tenían razón, porque no quemaron a todos los judíos", "el negro puro se encuentra cultural o socialmente en el escalón más bajo", "hay que hacer una política de higiene racial prohibiendo los matrimonio mixtos con otra razas" son algunas de las ideas expuestas en las revistas que propagaban los implicados, tres de los cuales formaban parte del Círculo de Estudios Indoeuropeos, una asociación que se autodefinía como nacionalsocialista.

En la librería Kalki, de Barcelona, propiedad de uno de los encausados, se intervinieron 41 libros, entre ellos 'Mi lucha' o 'Conversaciones sobre la guerra y la paz' de Adolf Hitler, 'La reconstrucción de un Reich', de Hermann Goering, y obras de escritores filonazis.

Otro de los acusados era administrador único de la editorial Nueva República y un tercero es autor del libro 'Nuestras ideas', en el que se sostiene que "la mayoría de los errores y crímenes achacados al Nacionalsocialismo son fruto de una minuciosa campaña de propaganda dirigida por los vencedores".

El Supremo subraya que la Constitución no prohíbe las ideas extremistas "por muy rechazables que puedan considerarse". "La tolerancia con todo tipo de ideas, que viene impuesta por la libertad ideológica y de expresión, no significa condescendencia, aceptación o comprensión, sino solamente que las ideas, como tales, no deben ser perseguidas penalmente".

El Tribunal Constitucional, en cuya jurisprudencia se apoya el Supremo, ha dicho lo mismo con otras palabras: "Al resguardo de la libertad de opinión cabe cualquiera, por equivocada o peligrosa que pueda parecer al lector, incluso las que ataquen al propio sistema democrático. La Constitución protege también a quienes la niegan".

Código Penal

La Sala matiza que, sin embargo, la libertad ideológica y la libertad de expresión "no alcanzan a cobijar bajo su protección la utilización del menosprecio y el insulto contra personas o grupos, o la generación de sentimientos de hostilidad contra ellos". De hecho, el Código Penal español castiga la propagación de ideas que justifiquen el genocidio y la provocación a la discriminación, el odio o la violencia contra determinados grupos por motivos racistas o antisemitas.

La sentencia establece por primera vez cómo deben interpretarse esos delitos. Precisa que "no basta con difundir doctrinas que justifiquen el delito de genocidio o que mediante afirmaciones u opiniones favorables lo disculpen o lo vengan a considerar un mal menor. Es preciso, además, que, por la forma y ámbito de la difusión y por su contenido, vengan a constituir una incitación indirecta a su comisión o que supongan la creación de un clima de opinión o de sentimientos que den lugar a un peligro cierto de comisión de actos concretos de discriminación, odio o violencia contra los grupos o los integrantes de los mismos".

En otras palabras, para que la difusión de ideas genocidas sea delictiva no sólo es necesario que se utilicen medios que garanticen la publicidad de esas doctrinas y el acceso a ellas por un mayor número de personas sino que también es preciso que esa difusión "pueda mover sus sentimientos primero y su conducta después en una dirección peligrosa para los bienes jurídicos que se protegen". "No se trata, pues, solo de la mera difusión, sino de la difusión en condiciones de crear un peligro real", aunque ese peligro no llegue a traducirse en actos.

En este caso, ninguno de los cuatro acusados realizó "ningún acto de promoción, publicidad, defensa pública, recomendación, ensalzamiento, incitación o similares referidos a la bondad de las ideas o doctrinas" contenidas en los libros que editaban o vendían "ni aconsejaron de alguna forma su puesta en práctica".

Los acusados probaron que los libros que distribuían también se venden en otras librerías e incluso están a disposición de cualquier lector en la Biblioteca Nacional. Entre las publicaciones por cuya difusión fueron condenados por la Audiencia de Barcelona se encuentran obras del Siglo de Oro como 'Execración contra los judíos', de Francisco de Quevedo.

Fuente.elmundo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada