Casa de Israel - בית ישראל


Desde " Casa de Israel " trabajamos para hacer frente al antisemitismo , la judeofobia y la negación o banalización de La Shoá ( Holocausto) .
No olvidamos las terribles persecuciones a las que fue sometido el pueblo judío a través de los siglos , que culminaron con la tragedia de La Shoá .
Queremos tambien poner en valor y reconocer la fundamental e imprescindible aportación de este pueblo y de la Instrucción de La Torá , en la creación de las bases sobre las que se sustenta la Civilización Occidental.

"... עמך עמי ואלהיך אלהי ..."

domingo, 10 de octubre de 2010

Me parece muy bien . Israel no existiría como tal, ni tendría razón de ser , si no fuera la patria del pueblo judío.


Nueva ley exigirá al que desee ser israelí lealtad 'al Estado judío y democrático' de Israel

"El Estado de Israel es el hogar del pueblo judío y es un Estado democrático donde todos sus ciudadanos -judíos y no judíos- gozan de los mismos derechos. El sionismo creó un Estado ejemplar. No hay otra democracia en Oriente Próximo ni otro Estado judío en el mundo". Con estas palabras, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha defendido este domingo una polémica enmienda de la ley de ciudadanía que ha sido aprobada con el voto a favor de 22 ministros y 8 en contra (los cinco del partido laborista y tres del Likud que lidera el propio Netanyahu).

Si la ley prospera en el Parlamento, aquellos ciudadanos no judíos que deseen la nacionalidad israelí deberán declarar su lealtad a Israel como "Estado judío y democrático", en lugar de "Estado de Israel", como estaba ahora. Netanyahu ha añadido que una comisión estudiará la aplicación de este nuevo requisito a los judíos de la diáspora que por otro lado pueden adoptar de forma automática la nacionalidad israelí bajo la "Ley de Retorno".

La enmienda -que ha provocado el enfado de la izquierda, de sectores de la derecha y de la minoría árabe- es interpretada como el "caramelo" que Netanyahu regala hacia el ala más nacionalista del Gobierno para prorrogar dos meses más la congelación de la construcción en las colonias, tal y como exige el presidente norteamericano, Barack Obama. Sin la moratoria, el presidente palestino, Abu Mazen, no acepta continuar el proceso de paz.

Aunque es básicamente declarativa (quien realmente desea la nacionalidad puede jurar lealtad incluso a los Simpsons), la enmienda ha provocado una gran polémica. "Es una enmienda que sólo origina hostilidad y no fortalecerá la identidad judía de Israel. Sólo sirve para que Netanyahu siga sobreviviendo en el Gobierno", ha dicho la jefa de la oposición, Tzipi Livni.

El ministro laborista, Avishai Braverman -que votó en contra- opina que "es una vergüenza. Tras todo lo que hemos invertido en el sector árabe del país, supone un golpe muy duro". "Es una medida inútil y antidemocrática que demuestra el politiqueo de Netanyahu y discrimina a los árabes en Israel", afirma el diputado árabe israelí, Ahmed Tibi, asegurando que la ley va por ejemplo contra los palestinos que desean casarse con árabes israelíes.

Medida injusta

En la derecha, satisfacción con importantes excepciones ya que varios ministros como Benny Beguin o Dan Meridor se han opuesto. Reuven Rivlin -presidente del Parlamento y miembro del partido de Netanyahu- también es crítico: "Es totalmente prescindible. Yo soy sionista, judío y democrático sin necesidad de esta ley que es dar armas a los enemigos del sionismo".

El ministro de Exteriores, Avigdor Lieberman, lo considera una victoria de su partido, Israel Beitenu. De hecho, la enmienda es una exigencia de Lieberman en el pacto con Netanyahu en la formación del Gobierno. "Es importante ya que las palabras tienen mucha fuerza y se centra el verdadero debate que debe ser sobre el carácter de Israel y no de las fronteras", afirmó añadiendo que la palabra "judío" va más allá de la religión.

El ministro de Transportes y allegado a Netanyahu, Israel Katz añade: "No entiendo la polémica. Israel es un estado democrático que garantiza los derechos de sus ciudadanos independientemente de la raza, sexo o religión. Al mismo tiempo, no se puede obviar que es un Estado con una identidad judía".

El analista Boaz Okon escribe en el diario 'Yediot Ajaronot' que "es una medida antiliberal e injusta. Es legal pero innecesaria y llega en un momento muy inoportuno".

Fuente:elmundo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada