Casa de Israel - בית ישראל


Desde " Casa de Israel " trabajamos para hacer frente al antisemitismo , la judeofobia y la negación o banalización de La Shoá ( Holocausto) .
No olvidamos las terribles persecuciones a las que fue sometido el pueblo judío a través de los siglos , que culminaron con la tragedia de La Shoá .
Queremos tambien poner en valor y reconocer la fundamental e imprescindible aportación de este pueblo y de la Instrucción de La Torá , en la creación de las bases sobre las que se sustenta la Civilización Occidental.

"... עמך עמי ואלהיך אלהי ..."

sábado, 2 de octubre de 2010

Lo último de la izquierda mediática zapateril . Ahora resulta que la culpa de que los salvajes islámicos maltraten a sus mujeres , la tiene Israel .


PÚBLICO , diario de izquierda , extrema y de la otra , fiel servidor de Zapatero y defensor de la Mafia Sindical izquierdista , culpa a Israel y al " asedio " a Gaza de la violencia contra las mujeres en ese territorio por parte de sus maridos , padres , etc.. . ¡¡¡ Esto es increible!!! .

Sabiamos que tenian poca vergüenza , sabiamos que eran por naturaleza antisemitas , sabíamos que son unos sectarios de lo peor , pero nunca creimos que trataran de eximir al islam del maltrato a la mujer en Gaza , en Irán , en Iraq , en Egipto, en Marruecos , en Siria , en Argelia , y un etc.. muy grande , y echarle la culpa a Israel.

Lean esto y verán la caradura de estos sinvergënzas.


"El asedio de Gaza atiza la violencia de género"

Cada lunes por la mañana, Sumenia deja la comida preparada, cruza unas cuantas calles del centro de Jabalia, al norte de la ciudad de Gaza, y pasa unas horas en el gimnasio, un lujo al alcance de muy pocos en la franja de Gaza. Sumenia tampoco podía permitírselo: pertenece a una familia humilde. Durante la última guerra, a finales de 2008, en la que el ejército israelí asesinó a unos 1.400 palestinos, la mayoría de ellos civiles, una bala perdida entró en su pierna y la hizo trizas. Su salud empeoró, apenas podía moverse. Además, las cosas se pusieron feas en casa: su marido se mostraba violento con ella.
Semanas después, el médico de Sumenia le recomendó acudir a un centro para mujeres de la Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos (UNRWA). Allí fue donde descubrió el gimnasio, y donde le ayudaron a controlar la violencia de su marido. Su pierna se ha recuperado y ha perdido peso. "Ahora puedo hasta bailar", dice con una sonrisa tímida. Las cosas en su casa también han mejorado.
La presión social sobre las mujeres ha aumentado con Hamás
Como Sumenia, el porcentaje de mujeres que sufren violencia doméstica en la franja de Gaza ha aumentado desde la operación Plomo Fundido. Si en 2006, el 27% de las mujeres admitía haber sufrido violencia física, en 2009 el porcentaje de palestinas de Gaza expuestas a este tipo de agresiones ascendía al 52%, según el Centro Palestino de Estadística y del Centro de Información de las Mujeres Palestinas.
Los ataques del ejército israelí golpearon a una población maltrecha. La economía, asfixiada por la destrucción y el bloqueo, generó un paro que ronda el 40% de la población y que envió a miles de hombres a sus casas. La frustración, los traumas y el miedo hicieron mella en las familias. "Es frecuente que en las sociedades que han sufrido conflictos, las mujeres sientan una fuerte obligación de quedarse en casa y cuidar de sus hijos y recomponer su hogar", explica una de las responsables de asuntos de género de la UNRWA en Gaza.
Pero hay también otros factores que han contribuido a empeorar la vida de las mujeres de Gaza en los últimos años. "La situación ha empeorado por el bloqueo impuesto por Israel a la franja de Gaza, por la sangrienta guerra interna que se libró entre las facciones palestinas Hamás y Al Fatah y por los crecientes ataques de Israel", resume Mona el Farrah, doctora y reconocida activista por los derechos de las mujeres, desde su despacho de la ciudad de Gaza.
La situación de la Franja hace inviable construir refugios para maltratadas
Además, desde que Hamás tomó el control de la Franja en 2007, ha conseguido imponer en la sociedad una visión fundamentalista del islam que presiona especialmente a las mujeres. "La sociedad de Gaza siempre ha sido familiar, tradicional, pero antes podías ver a muchas mujeres sin velo, era algo normal. También veías a gente en la playa en traje de baño y no pasaba nada. Ahora no es así, y las mujeres sienten esa presión social", afirma una activista de una ONG local que prefiere no dar su nombre.
El de Jabalia, al norte de Gaza, es uno de los diez centros integrales para mujeres que la UNRWA tiene en funcionamiento a lo largo de la Franja y que buscan mejorar la calidad de vida de las mujeres y atajar las situaciones de violencia actuando sobre varios frentes.
En primer lugar son puntos de encuentro donde conocer a otras mujeres y compartir experiencias en un ambiente seguro. Son también centros de formación donde pueden estudiar cursos de inglés, reforzar sus conocimientos de árabe, aprender manualidades e informática, y acudir a actividades lúdicas como cinefórum, teatro y gimnasio. Por último, las mujeres encuentran asesoramiento en caso de que sufran violencia de género.
"Sentirse independientes"
"Les sirve para mejorar sus posibilidades de encontrar un empleo, sus habilidades, para involucrarse en la educación de sus hijos, para conocer a otras mujeres, salir de casa, socializarse, sentirse independientes...", explica una de las encargadas del centro de Jabalia. Para tratar de lleno el tema de la violencia doméstica, los centros organizan grupos de discusión separados para hombres, mujeres, niños y familias en los que se les enseña a identificar y prevenir la violencia, o, en el caso de que ya se produzca, para intentar acabar con ella. Más de 1.700 personas han participado ya en estos talleres. Involucrar a los hombres fue difícil, pero necesario. "Dejan venir a las mujeres y vienen ellos mismos cuando ven que es algo inofensivo y que repercute positivamente en sus vidas", asegura la responsable.
"Todo el mundo conoce a todo el mundo, sería muy fácil para cualquiera encontrar dónde está el refugio"
La situación actual de Gaza hace prácticamente imposible la idea de construir refugios para las mujeres víctimas de malos tratos. "Aquí es muy difícil que una mujer abandone su casa, su familia, choca con la mentalidad de la gente", afirma una responsable de la UNRWA. El pequeño tamaño de la Franja (40 kilómetros de largo con un ancho que oscila entre los 6 y los 12 kilómetros) y el bloqueo impuesto por Israel complica las cosas: "Todo el mundo conoce a todo el mundo, sería muy fácil para cualquiera encontrar dónde está el refugio".
La falta de libertad de movimiento de la población palestina de la Franja, controlada de forma férrea por Israel al norte y por Egipto al sur, hace imposible el tráfico fluido de personas y, por tanto, la huida de las mujeres a otros lugares como por ejemplo Cisjordania, donde sí hay una casa de acogida.
Esta situación pone en valor los centros de la UNRWA, así como otros proyectos que tratan de mejorar la situación de las mujeres. Mona el Farrah supervisa algunas de estas iniciativas, como por ejemplo la alfabetización y el seguimiento médico de muchas mujeres, especialmente refugiadas, que no pueden acceder a ninguna de las dos cosas: "Damos un trato global, físico y psicológico, apoyo social, educación, las animamos a que se reúnan con otras mujeres, a que salgan de casa y amplíen sus ideas". En uno de los centros supervisados por El Farrah se encuentra la única máquina para hacer mamografías de toda la Franja. Ofrecen incluso pequeñas pautas de planificación familiar, que hoy en día en una Gaza controlada por Hamás consisten sencillamente en consejos sobre el tiempo recomendado entre embarazos.

Fuente Publico.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada