Casa de Israel - בית ישראל


Desde " Casa de Israel " trabajamos para hacer frente al antisemitismo , la judeofobia y la negación o banalización de La Shoá ( Holocausto) .
No olvidamos las terribles persecuciones a las que fue sometido el pueblo judío a través de los siglos , que culminaron con la tragedia de La Shoá .
Queremos tambien poner en valor y reconocer la fundamental e imprescindible aportación de este pueblo y de la Instrucción de La Torá , en la creación de las bases sobre las que se sustenta la Civilización Occidental.

"... עמך עמי ואלהיך אלהי ..."

sábado, 15 de octubre de 2011

La mayoría de israelíes apoya el canje de Shalit pese a que 'deteriora' su seguridad

La mayoría de israelíes apoya el polémico canje para conseguir el fin del calvario del soldado Guilad Shalit cautivo en manos del grupo islamista Hamas desde el 25 de junio del 2006. La misma mayoría, sin embargo, reconoce que la liberación de 1027 presos palestinos, entre ellos 280 que cumplían numerosas condenas perpetuas por asesinato, "empeorará la seguridad". El titular, por tanto, de la primera encuesta sería: "Los israelíes apoyan el canje pero temen las consecuencias".

La imagen de Gilad Schalit. | Ap

La imagen de Gilad Schalit. | Ap

Según el sondeo realizado conjuntamente por el Canal 10 y el profesor Kamil Fox, el 69% apoya la decisión del primer ministro, Benjamin Netanyahu frente al 26% que se opone a la liberación de presos con delitos de sangre.

Los ciudadanos piensan como el jefe del servicio secreto interno, Yoram Cohen que el miércoles reconoció que "es un acuerdo con riesgos". A la pregunta de si creen que el canje provocará un deterioro de su seguridad, el 62% responde afirmativamente. El 35% opina que Netanyahu, acérrimo opositor en el pasado a este tipo de canje y negociaciones- ha tomado la decisión "debido a la presión de la opinión pública". Otro 35% cree que por motivos políticos. Sólo el 25% sostiene que lo hace porque cree que es un buen acuerdo.

El ex ministro de Defensa y dirigente de Kadima, Shaul Mofaz, defiende el canje: "Hamas se reforzará con al liberación de tantos asesinos y creo que muchos volverán al terrorismo. Pero lo debe prevalecer es el el valor supremo de solidaridad mutua y el principio que Israel nunca deja un soldado bajo cautiverio o secuestro".

Por otra parte, Hamas última los preparativos para la entrega de Shalit a manos egipcias en el Sinaí el próximo martes. En ese momento, Israel liberará a 477 presos. Sólo entonces Shalit cruzará la frontera volviendo a su país tras cinco años y cuatro meses de cautiverio. Al cabo de unos meses, se liberará el resto de los 1027 presos.

Con la mediación egipcia, Israel y Hamas intentan que no haya sorpresas de última hora que echen por tierra el canje. Fuentes del servicio de Inteligencia de Alemania -con un papel importante en las negociaciones- advirtieron este viernes del peligro que Irán intente boicotear el intercambio en el último minuto.

Hamas asegura que Israel se comprometió a no perseguir a los presos cuando recuperen la libertad. Fuentes egipcias lo confirman añadiendo que sólo les perseguirá si vuelven a atacar a israelíes. La lista de los presos a liberar se hará oficial entre esta noche y el domingo a primera hora, ante la incertidumbre de numerosas familias palestinas.

El ministro de Exteriores de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) ha insinuado que Hamas eligió estas fechas del canje para contrarrestar la iniciativa del presidente Abu Mazen en la ONU y su aumento de popularidad. Tanto en Cisjordania como en Israel, reconocen que el intercambio fortalecerá a Hamas cuando estaba en momentos de debilidad, agudizados por los problemas de su patrón, el presidente sirio, Bashar Asad.

Aunque públicamente elogian y aplauden el canje que supone la libertad de un millar de presos, la ANP no comparte el entusiasmo de Hamas, movimiento que presume de haber conseguido "la mayor victoria en la última década". El precio está ahí y es inamovible, 1027 presos palestinos por 1 israelí.

Fuente:elmundo.es


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada