Casa de Israel - בית ישראל


Desde " Casa de Israel " trabajamos para hacer frente al antisemitismo , la judeofobia y la negación o banalización de La Shoá ( Holocausto) .
No olvidamos las terribles persecuciones a las que fue sometido el pueblo judío a través de los siglos , que culminaron con la tragedia de La Shoá .
Queremos tambien poner en valor y reconocer la fundamental e imprescindible aportación de este pueblo y de la Instrucción de La Torá , en la creación de las bases sobre las que se sustenta la Civilización Occidental.

"... עמך עמי ואלהיך אלהי ..."

domingo, 20 de febrero de 2011

La hostilidad hacia Israel, la única cosa que pondría de acuerdo a todos los egipcios - Dan Eldar - Haaretz

Fue una paz distorsionada desde el momento en que se firmó hace más de 30 años. La estratagia de "paz" de Egipto sólo tenía por objeto recuperar el Sinaí y obtener el apoyo generoso de los EEUU. Desde sus inicios estuvo llena de hostilidad y desconfianza hacia nosotros. Aparte de la suspensión de la beligerancia, los egipcios no impregnaron al tratado con cualquier elemento que conllevara a una paz plena y sincera con su antiguo enemigo.

Los sentimientos de hostilidad popular hacia Israel, el sionismo y el pueblo judío todavía están muy extendidas entre el pueblo egipcio. Los creadores de opinión pública, incluidos los intelectuales liberales y los medios de comunicación, que hasta ahora estaban controlados por las autoridades, desde hace años no dudan en demonizar a Israel y a sus dirigentes, demonizando de manera antisemita a los judíos e incitando al odio de Israel, todo ello desafiando el espíritu del tratado de paz. Egipto contempló el acuerdo de paz en el sentido más limitado posible. Sus dirigentes y responsables políticos, de Anwar Sadat en adelante, vieron sobre todo el proceso de paz con Israel como un medio de reducirlo a su "tamaño natural", es decir a las fronteras anteriores a 1967, privando a Israel de activos estratégicos.

Egipto, bajo el gobierno de Hosni Mubarak, prefirió retrasar el proceso de paz y la normalización entre Israel y el resto del mundo árabe tanto como fuera posible, a fin de preservar su legitimidad y liderazgo entre los países árabes en lo que respecta a las actividades diplomáticas, presentándose como el único e inevitable mediador regional.

Mubarak desempeñó un papel importante a la hora de frustrar las conversaciones entre israelíes y palestinos en Camp David en 2000. Con el apoyo de los medios de comunicación egipcios y de los clérigos musulmanes, advirtió a Yasser Arafat de que sería considerado un traidor si aceptaba las propuestas planteadas en dichas conversaciones, negándole la legitimidad que tenía para tomar decisiones sobre Jerusalén.

Egipto, por lo tanto, contribuyó al estallido de la segunda intifada, que le proporcionó una especie de guerra de desgaste contra Israel a través de los palestinos. Ese fue el paradigma egipcio de una paz con Israel: el control indirecto de un enfrentamiento de baja intensidad.

La combinación de sombría realidad nacional diaria en Egipto y su política de paz mínima con Israel a largo de los años, nos proporciona un pronóstico sombrío para el futuro de las relaciones entre los dos países. En las negociaciones con la oposición egipcia sobre el futuro del régimen, el ejército podría tener que mostrarse más tolerante con las fuerzas islamistas, aunque sólo fuera para preservar su condición de árbitro y de estabilizador.

La hostilidad hacia Israel, que está profundamente arraigado en la conciencia egipcia, y el apoyo de una creciente identificación con el Islam, podría convertirse en un vínculo entre los diversos elementos de la oposición y el ejército. Si la Hermandad Musulmana forma parte del próximo gobierno, se podría acelerar el deterioro de las relaciones con Israel, hasta el punto de que se deroge el tratado de paz, a pesar de las recientes declaraciones de los jefes del ejército.

El ejército egipcio, que no es necesariamente fiel a una ética laica como el ejército turco, podría cambiar su orientación hacia el tratado de paz con Israel. Su programa de entrenamiento aún considera a Israel como la amenaza principal. El deslizamiento hacia un ambiente de ruido de sables podría proceder gradualmente a partir de una estridente retórica anti-Israel por parte de los partidos de la oposición legal a través de demandas en los foros de las Naciones Unidas para que se realicen cambios en los acuerdos de desmilitarización en el Sinaí, junto con las demandas de inspecciones de las armas nucleares que Egipto afirma que posee Israel.

La política de Israel hacia Egipto, de la izquierda y la derecha por igual, ajustada en los últimos años a los parámetros de la paz fría y al distorsionamiento dictado por el régimen de Mubarak, aun mantiene una evaluación exagerada de la importancia regional de Egipto. Ahora, con la eliminación de Mubarak, parece que ha llegado el momento de actualizar esta política y preparar todas las herramientas diplomáticas y de seguridad a disposición de Israel para la posibilidad de una evolución negativa en el sur.
Fuente:safed-tzfat.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada