Casa de Israel - בית ישראל


Desde " Casa de Israel " trabajamos para hacer frente al antisemitismo , la judeofobia y la negación o banalización de La Shoá ( Holocausto) .
No olvidamos las terribles persecuciones a las que fue sometido el pueblo judío a través de los siglos , que culminaron con la tragedia de La Shoá .
Queremos tambien poner en valor y reconocer la fundamental e imprescindible aportación de este pueblo y de la Instrucción de La Torá , en la creación de las bases sobre las que se sustenta la Civilización Occidental.

"... עמך עמי ואלהיך אלהי ..."

jueves, 17 de noviembre de 2011

"En el conflicto israelí-palestino ambos lados tienen razón"- LIOR HAIAT

Rebeca Munín - Santiago. 17/11/2011

Sin tiempo apenas para visitar la ciudad - aunque con muchas ganas de hacerlo -, el diplomático israelí Lior Haiat estuvo este miércoles Compostela, invitado por la Asocación Galega de Amizade con Israel (AGAI), para hablar de las relaciones entre España y su país en la Facultad de Ciencias da Comunicación de la USC y el Colegio Mayor La Estila.

Viene a Galicia invitado por AGAI, ¿qué le parece que existan asociaciones de este tipo? ¿Ayudan a la relación entre España e Israel?
El trabajo que hacen las asociaciones de amistades es muy importante. La Embajada tiene sus recursos muy limitados. Somos solo cuatro diplomáticos israelíes en España. Hay un diplomático por cada once millones de españoles. Las asociaciones de amistad funcionan como puentes. Es una manera de conocer la vida y la cultura israelí.

Usted ha dicho en varias ocasiones que el conocimiento que tenemos en España de Israel no es el correcto. ¿En qué nos equivocamos?
No están equivocados, sino limitados en el conflicto israelí-palestino. Y hay mucho más que eso. El Estado de Israel es líder en muchos puntos culturales como el cine, la música, el baile moderno… Israel ha ganado seis Premio Nobel en los últimos nueve años. Eso es un récord mundial. Son premios en economía, en ciencias, en física, en medicina, química... La tecnología israelí afecta a la vida de cada uno de nosotros. El pen drive, el móvil, el portátil, el messenger son israelíes y hay otras muchas cosas que se inventaron en Israel y se aplican en la vida cotidiana.

¿Y por qué cree que ocurre eso?
Por muchas razones. Los medios de comunicación en general ponen el énfasis en noticias bélicas. A veces es por ideología, otras por ignorancia y otras por inercia. Cuando vino a España la última Premio Nobel israelí, de Química, le preguntaron sobre el conflicto israelí-palestino. Eso es algo ridículo. Hay que salir un poco de ese esquema. Eso es lo que estamos intentando hacer. Como Embajada, tenemos que crear esos nuevos puentes entre las sociedades.

Pero aunque Israel es mucho más, no se puede obviar que el conflicto existe. ¿Cuál es la solución para terminar con él?
Es muy sencillo. Es una solución de dos Estados para dos pueblos. Una solución de paz entre el Estado de Israel y un futuro estado palestino. A través de las negociaciones hemos llegado a un acuerdo de paz, que lamentablemente los palestinos no han firmado. Podemos, a través de las negociaciones, volver a llegar a un acuerdo de paz. El Gobierno israelí está dispuesto a negociar con los palestinos en cualquier momento y lugar. Solo falta la decisión de los palestinos de venir a las mesas de negociaciones. Nos van a encontrar ahí, esperándoles. El primer ministro de Israel lo dijo de una forma muy clara: "No vamos a ser el último país en reconocer el Estado palestino, sino el primero".

Su ponencia en la Facultad de Ciencias de la Comunicación se titulaba ‘Estado palestino si, pero no así’. ¿Cómo debe ser entonces?
El Estado palestino es el resultado de un acuerdo de paz con Israel. Si no se pone en marcha este acuerdo significa seguir con el conflicto y nosotros no queremos seguir con él. Queremos una solución pacífica y creo que la mayoría de los palestinos, también. Un periodista árabe dijo en una columna hace dos meses que los palestinos tienen el problema de pasar de ser una Causa a ser un Estado. Algunos intentan mantener los dos, es decir, ser un Estado y ser una Causa. Nosotros creemos que hay que dejar la Causa para ser un Estado. Es un mensaje muy claro hacia los extremistas y los terroristas, que el acuerdo de paz es el fin del conflicto israelí-palestino.

¿Qué tal le fue con los estudiantes de Santiago?
Fue muy interesante. Para muchos soy el primer israelí que conocen. Pueden estar o no de acuerdo - yo no creo que vaya a cambiar la opinión de nadie - pero solo el hecho de escuchar, de saber que lo que se ve en los medios de comunicación no es toda la verdad, tiene una importancia enorme.

Se lo pregunto porque el martes, en su visita a Vigo, se produjeron unos altercados que impidieron que diera su conferencia...
Sí. Llevo dos años en España. Tengo ese tipo de conferencias casi todas las semanas y nunca me había pasado. Es triste que un grupo violento, aunque muy reducido, impida la libertad de expresión en la universidad. Aplican un terrorismo de pensamiento al no permitir a alguien que no piensa como ellos expresarse. Es un día triste para la democracia y para la libertad de expresión.

¿Se puede sacar de lo ocurrido alguna enseñanza?
Creo que las enseñanzas no debemos tenerlas de los extremistas. Yo sigo con el mensaje de paz que llevo y creo que la paz es mucho más fuerte que ellos. Hoy (por el miércoles), en la facultad de Periodismo, presenté el acuerdo de paz al que hemos llegado con los palestinos y algunos alumnos lo criticaban, cuando es un acuerdo al que hemos llegado con el liderazgo palestino. Es decir, ellos pretenden ser más propalestinos que los propios palestinos o enseñar a los palestinos cómo serlo. El que es propalestino debería apoyar la paz, no puede ser pro Hamas, porque Hamas es lo peor que le puede pasar al pueblo palestino.

Hablando del pueblo palestino, en Santiago existe la Fundación Araguaney que, entre otras cosas, promueve el acercamiento entre la cultura española, hispanoamericana y árabe, y defiende la Causa Palestina. ¿La conoce?
No la conozco. Pero creo que cada uno tiene libertad de expresar su opinión. Yo creo que los que son propalestinos tienen que apoyar una solución pacífica, sea en Palestina, en España o en cualquier lugar del mundo. No se puede confundir el odio y los legítimos deseos nacionales de los palestinos. Yo no quito razón a la Causa Palestina. Como no quito razón del derecho del pueblo judío a tener su propio estado. El problema del conflicto israelí-palestino no es que un lado tenga razón y otro, no. Es al revés. Ambos lados tienen razón.

¿Tiene datos de la población judía que puede haber actualmente en Galicia?
No los tengo. Si hay judíos aquí son menos de diez, incluso yo y me voy hoy (se ríe). En España hay toda una historia judía pero desde hace 500 años no viven judíos aquí y eso es parte del problema porque sí que permanecieron los estereotipos. Se busca el judío con tirabuzones y no somos así. Hoy comentaba que no soy practicante y me decían cómo puede ser. Pero es que la mayoría de los israelíes somos laicos. Yo soy ateo. El problema es que la imagen que vosotros tenéis de Israel a través de los medios de comunicación es que somos todos ortodoxos. Los españoles y los israelíes somos muy similares, pero hay gente que quiere poner énfasis en las distancias en lugar de en los puntos en común que tenemos.

¿Y el Gobierno de Israel hace algo para mejorar esa imagen?
Manda a un diplomático no muy exitoso… (ríe). En serio, sí. Es parte de la diplomacia de Israel. Estamos intentando difundir nuestra realidad, tanto en el tema del conflicto como fuera del conflicto. Es cierto que no hacemos un esfuerzo específico en España. Pero el Ministerio de Asuntos Exteriores intenta presentar a través de las embajadas una realidad israelí diversa, amplia, política, cultural, científica… Solo pedimos que la gente que nos venga a visitar y lo vea.

Porque se puede estar en Israel sin correr peligro, ¿no?
Mucho más tranquilamente que en la mayoría de los países europeos. Es cierto que ha habido épocas más difíciles, pero ahora la situación es más tranquila. El turismo es un objetivo común nuestro, con los palestinos. Hay muchos acuerdos de los últimos años en temas de turismo. Compartimos con ellos la Tierra Santa y los turistas que van a verla tienen que pasar por ambos lados. Por eso tenemos que esforzarnos para facilitarlo. En toda la historia del conflicto los turistas nunca han sufrido por la violencia y espero que siga así.

¿Cree que se llegará la paz en un futuro cercano?
Sí, solo falta una decisión de liderazgo político, voy a decir de ambos lados, aunque creo que el lado israelí ya está muy dispuesto a hacerlo.

Fuente:santiagosiete

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada