Casa de Israel - בית ישראל


Desde " Casa de Israel " trabajamos para hacer frente al antisemitismo , la judeofobia y la negación o banalización de La Shoá ( Holocausto) .
No olvidamos las terribles persecuciones a las que fue sometido el pueblo judío a través de los siglos , que culminaron con la tragedia de La Shoá .
Queremos tambien poner en valor y reconocer la fundamental e imprescindible aportación de este pueblo y de la Instrucción de La Torá , en la creación de las bases sobre las que se sustenta la Civilización Occidental.

"... עמך עמי ואלהיך אלהי ..."

jueves, 16 de diciembre de 2010

Una fundación francesa entrevista a 1.600 testigos de los fusilamientos nazis de judíos


"Eran hombres de las SS. Vinieron a por mi padre, pero él no estaba y me llevaron a mí. Yo les pregunté que adónde íbamos. Eso a ti no te importa, me dijeron. Coge una pala y vamos". Yosip Patetski tenía 14 años y, junto a otros ocho vecinos de Bibrka, Ucrania, caminó hasta una zona despejada a las afueras del pueblo. Patetski (Ucrania, 1928) contó ayer que la fosa que tuvieron que cavar, sin saber para qué, tenía unos tres metros cuadrados. "Nos dijeron que nos alejáramos, aunque nos escondimos entre los árboles. Desde allí se veía cómo pusieron a los judíos dentro de la fosa y los fusilaron desde arriba".

Los einsatzgruppen, unidades móviles de matanza, acompañaron al ejército alemán en su despliegue por Europa del Este durante la Segunda Guerra Mundial. Apenas 3.000 pistoleros que entre el verano de 1941 y 1944 asesinaron a más de un millón y medio de judíos y gitanos, sobre todo, de Ucrania, Bielorrusia, Rusia y Polonia. A pesar de que los fusilamientos eran públicos, al aire libre, es una parte poco conocida del exterminio nazi.

Yosip Patetski narró ayer cómo le obligaron a cavar fosas a los 14 años

Aunque cada vez menos. Yosip Patetski es uno de los 1.600 testigos que, más de 60 años después de los crímenes, han narrado su historia a Patrick Desbois, un cura francés que lleva diez años buscando y escarbando en centenares de fosas comunes de Europa Oriental. "Todos dicen que es la primera vez que alguien ha ido a preguntarles", contaba el martes Desbois a Público.

Millones de páginas

Ayer, Patetski y Desbois, presidente de la fundación Yahad-In Unum, conversaron durante la presentación del seminario internacional que, organizado por la Casa Sefarad Israel y el Ministerio de Asuntos Exteriores español, se celebra hoy y mañana en Madrid en torno a esta "Shoah [Holocausto] a balazos", según la expresión del director de Casa Sefarad, Diego de Ojeda. "Es la primera vez que un testigo nos acompaña en una de nuestras conferencias", celebró Desbois.

"Es la primera vez que alguien les pregunta", explica Patrick Desbois

La realidad de los fusilamientos hace muchos años que está documentada. Raul Hilberg, en La destrucción de los judíos europeos, calculaba ya esa cifra cercana al millón y medio de fusilados. Aunque "Desbois ha hecho un gran trabajo sobre el terreno, mientras que el de Hilberg era más de archivo", explica el filósofo español Reyes Mate, autor de Memoria del Holocausto, que presidirá la sesión de esta tarde en la Fundación Garrigues.

Además de los testimonios, Desbois y su fundación trabajan recopilando pruebas documentales e incluso balísticas, sobre el terreno y en los archivos alemanes y soviéticos, abiertos tras la caída del comunismo. Entre ellos, 16 millones de páginas manuscritas con entrevistas a los testigos de las masacres, recogidas a medida que el ejército soviético recuperaba posiciones, y dibujos de los lugares donde están muchas de las fosas.

Al acabar la guerra, Patetski hizo la mili en el Ejército Rojo y luego trabajó de electricista en una central hidroeléctrica. Cuando los investigadores de la fundación que preside Desbois, Yahad-In Unum, fueron a pedirle que los acompañara a Madrid, estaba trabajando en su huerto, no muy lejos de los 90 años. Dijo que sí.

"Los testigos de la ex URSS quieren hablar; el pueblo llano quiere contar lo que vio", dijo Desbois, para remarcar la diferencia con lo que ocurre en Europa Occidental. "Yo no podría hacer una investigación así en Francia, ni en Alemania, ni en Italia. Si me pongo en la puerta de una iglesia en París a preguntar quién vendió judíos a los nazis, llamarían a la policía", subrayó.

Fuente:publico.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada